Qué tienen de especial los dinosaurios

La semana pasada volví al trabajo después de las vacaciones de verano (noooooo), y lo primero que vi sobre mi mesa del despacho fue un huevo. No un huevo real de gallina, sino uno mucho más grande, gris y aparentemente de plástico. Llevaba una nota que decía “Para Lara”.

Aquí no hay tanto misterio como pueda parecer. Se trataba de un huevo de estos pensados para que los metas en el agua y se conviertan en dinosaurios. Mi jefa lo había visto en una tienda, se había acordado de mí y me lo había comprado.

Probablemente te estarás preguntando: “Pero Lara, ¿por qué tus jefes te regalan huevos de dinosaurio?”. Duda razonable donde las haya. Sigue leyendo “Qué tienen de especial los dinosaurios”

Anuncios

Estoy de vacaciones, pero sigo aquí

Cuando retomé el blog, me propuse publicar cada dos semanas en la medida de lo posible. Pero la verdad es que es agosto, estoy de vacaciones, y me conozco: todos mis propósitos se verán eclipsados durante el resto del mes por la playa, los videojuegos, el terraceo y las maratones de series. Así que voy a ser Realista y voy a asumir que los propósitos en verano están sobrevalorados y que casi mejor en septiembre ya me pongo con ello a tope.

Eso sí, como no quería dejar esto abandonado y encontrarme plantas rodadoras a mi regreso, te dejo un enlace a un post antiguo que es bastante útil para esta época: “Qué puedes hacer en vacaciones cuando eres escritor”.

Puedes leerlo haciendo clic aquí.

También te recuerdo que puedes seguirme en Twitter y en Instagram, que por ahí soy bastante activa incluso en verano. Además, en mi cuenta de Instagram subo citas de libros y fotos de sitios tan chulos que a veces hasta hacen que parezca buena fotógrafa (pero solo a veces).

Nos vemos en septiembre con más delirios escritoriles. Descansa y disfruta, que ya habrá tiempo para el resto 🙂

No necesitas más tiempo para escribir más

Lo sé, me la he jugado un poco con este título tan contundente, y seguramente el primer impulso de cualquier lector sea enumerarme una lista de razones por las que tener tiempo es importante para la escritura. Pero mira, hemos venido a jugar.

Y no es que tener más tiempo no sea importante para escribir. Lo es, igual que es importante tener un ordenador decente, un poco de tranquilidad y una idea. Pero existe la opinión generalizada de que tener tiempo es lo más importante, y quiero desmentir eso. Para ello, me voy a basar en tres supuestos (que en realidad son experiencias reales vividas por mí, así que no hay nada que suponer: pero me gusta el término, suena a experimento científico). Sigue leyendo “No necesitas más tiempo para escribir más”

Me he casado con mi novela (sin querer)

El otro día, una amiga con la que había coincidido hace tiempo en dos cursos de escritura (uno de Escritura Creativa y otro de Relato) me contó cuáles eran sus planes para el año que viene. Nos seguimos viendo entre cursos, pero no compartimos clase desde hace un año porque yo decidí centrarme en el curso de Novela y ella siguió perfeccionándose en Relato.

Como sabe que en unas semanas termino el curso y que en cuestión de meses, si todo va bien, terminaré la novela, mi amiga me hizo la siguiente pregunta: Sigue leyendo “Me he casado con mi novela (sin querer)”

Seis cosas que odio de la Feria del Libro

Ya es época de Feria del Libro y yo sé lo que estás pensando:

“Qué suplicio, ¿por qué nadie habla del suplicio que es esto?”

Y tienes toda la razón. Por eso he venido en tu ayuda, a enumerar de una vez por todas cada una de las cosas horribles que tiene la feria. Y ojo, todo con datos contrastados e información documentada, muy bien explicadito. Allá vamos.

Sigue leyendo “Seis cosas que odio de la Feria del Libro”

No tengo nada que enseñarte

Llevo desde marzo de 2019 sin publicar nada por aquí, y antes de eso, desde octubre de 2018, lo cual no deja de ser irónico teniendo en cuenta la frecuencia (casi diaria) con la que me digo a mí misma: voy a retomar el blog.

Estoy probando una nueva estrategia para las ocasiones en las que me propongo algo muchas veces y no lo hago: en lugar de culparme y pensar dios-mío-qué-desastre-otra-vez-madura-ya-Lara-por-favor-no-te-da-vergüenza, me pregunto a mí misma por qué. Si hay algo que está fallando, si hay algo que no me motiva o algo que no estoy enfocando correctamente. Gracias a eso, me he dado cuenta de que hacía mucho tiempo que el blog me suponía un esfuerzo excesivo. Sigue leyendo “No tengo nada que enseñarte”

Un texto para días bonitos como el 8 de marzo

Hay algo jodidamente bonito en estos días. Una especie de orgullo sutil, una complicidad, una sensación de poderlo todo.

Te cruzas con otra mujer y te preguntas si en unas horas estará pisando tu mismo suelo, gritando tus mismas consignas, luciendo tu mismo violeta. Te dices que sí, que seguro que sí, y te sonríes. Te dices también que quizá ella haya pensado lo mismo y se haya sonreído, y de repente es como si os conocierais de toda la vida, como si el mundo os hubiese traído a este momento para compartir algo tan grande y tan loco como una causa justa. Sigue leyendo “Un texto para días bonitos como el 8 de marzo”

Cinco distopías que deberías leer

brazil

Durante el último año me he estado poniendo las pilas con las distopías literarias, no solo para inspirarme a la hora de trabajar en mi novela, sino porque el género, si es que se lo puede considerar tal, me ha llamado la atención desde siempre.

Una distopía viene a ser lo contrario de una utopía, es decir: una sociedad ficticia indeseable. De hecho, el otro término para distopía es antiutopía. Se asocia principalmente al género de la ciencia-ficción porque tiene muchas características en común: la sociedad reflejada es posible, aunque sea remotamente, y sirve de contexto negativo o catastrófico para la trama principal.

Sigue leyendo “Cinco distopías que deberías leer”