“Cualquiera puede publicar un libro”

Más de una vez me han dicho que hoy en día “cualquiera puede publicar un libro”. Para alguien que está deseando verse en la oportunidad de publicar uno, ese tipo de comentarios caen entre la frustración y la esperanza, dependiendo del día. A veces pensaba que era mejor así, que si a ciertos individuos de la sociedad española les habían publicado un libro, no podía ser tan difícil que yo publicase uno. En otras ocasiones, sin embargo, me daba cuenta del error en que caía con ese conformismo tan deprimente y me prohibía a mí misma compararme con los susodichos individuos. Y muchas otras veces, simplemente, sentía que estaban menospreciando la meta del escritor con ese comentario -aunque su intención fuese, la mayoría de las veces, animarme-.

Pero después de mucho reflexionar, he llegado a la conclusión de que esa frase se aleja mucho de la realidad. Para empezar, no cualquiera puede publicar un libro. Los ejemplos de personajes públicos que suelen ponerme las personas que me hacen ese comentario, no son “cualquiera”. Son personajes públicos, que una vez se han dado a conocer, pueden hacer lo que quieran. Publicar un libro tiene mucho caché, además de la ventaja de que si contratan a alguien que lo haga por ellos y le pagan bien, nadie se va a enterar de que ellos no han tocado una tecla. Seguramente por eso prefieren publicar libros a dirigir películas o qué sé yo. Pero lo que está claro es que si consiguen publicar un libro, no es porque sea fácil ni porque “cualquiera” pueda hacerlo. Es porque son personajes públicos, sin más.

Por otra parte, están aquellas personas que quieren decir algo completamente diferente cuando hacen ese comentario. Se refieren a auto-publicar en Amazon. Tengo que reconocer que aún no conozco todos los entresijos de la auto-publicación, pero lo que tengo claro es que cuando digo que sueño con publicar un libro algún día, no me refiero precisamente a eso. El mérito de publicar un libro para una persona de a pie (que no sea un personaje público, vamos) incluye, muchas veces, la realidad que hay detrás de la decisión de publicarlo. Una persona, que recibe borradores de libros constantemente y que ha dedicado X años de su vida a la literatura, ha decidido que tu libro es bueno y que quiere publicarlo. Sí, lo sé, el criterio de esa persona puede ser más o menos cuestionable, y el hecho de que un libro se publique no significa que sea bueno. Pero ya hay un componente clave para el escritor, que es el descubrimiento. Es como cuando un manager descubre a un cantante por su voz o un director descubre al futuro actor revelación en un casting. Alguien del mundillo te ha descubierto. Alguien que no te conoce, que no tiene nada que ver contigo y que lo único que ha visto de ti es tu talento para escribir. Parecerá una tontería, pero creo que en ese factor de descubrimiento hay un encanto que nunca podré encontrar en la auto-publicación.

Esto no significa que yo no vaya a auto-publicar en Amazon ni que tenga nada en contra del concepto. Todo lo contrario, me parece una idea genial y una oportunidad muy merecida para cantidad de personas con talento que no han tenido la suerte de ser descubiertos todavía. Y es muy probable, si me veo con la seguridad y la capacidad para hacerlo, que algún día yo auto-publique una novela en Amazon. Pero lo que quiero decir es que esa no es la meta al final del camino. Será un paso más, un paso importante, de los gordos. Pero no será el último, ni mucho menos. No es ahí donde quiero terminar con el proyecto que tengo entre manos.

Y ahora, vamos a la parte más importante de mi reflexión. Tardé bastante en darme cuenta de que algo fallaba para mí en la frase “Cualquiera puede publicar un libro”. Había algo en esa idea que no me encajaba, que no me incluía, algo con lo que no terminaba de sentirme identificada. “Cualquiera” no era el problema, porque yo soy cualquiera. Es decir, soy una persona normal, no soy famosa ni especial ni vengo de otro planeta. “Puede” es una palabra muy bonita en la que me gusta sentirme incluida. Eh, que a lo mejor no llego a hacerlo nunca, pero poder, puedo. “Publicar” no tiene nada de raro, es correcto. Cuando me dicen esa frase, normalmente he sido yo la que ha pronunciado la palabra “publicar” antes, alegando que es lo que quiero conseguir, así que el error no está ahí. ¡Claro, el problema está en “un libro”! ¡Ya decía yo! ¡”Un libro” es lo que está mal! Porque yo no quiero publicar un libro. Quiero publicar una novela. Y sí, todas las novelas son libros, pero no todos los libros son novelas. Así que en cuanto llega el momento de hablar de libros, en general, automáticamente me quedo fuera.

No es por ser maniática, pero es que el detalle es importante. No es lo mismo publicar un libro de autoayuda que publicar una novela. No es lo mismo publicar un libro de contenido académico que publicar una novela. No es lo mismo publicar una biografía que publicar una novela. Y con esto, no estoy queriendo decir que sea más fácil cualquiera de los ejemplos que he enunciado. Al contrario, para mí, sería mucho más difícil escribir -ya no hablemos de publicar- por ejemplo, un libro de contenido académico. El proceso me volvería loca y seguramente acabaría lleno de errores. Cada proceso de escritura es un mundo y no me voy a poner a clasificar los tipos de libro en grados de dificultad; porque no quiero hacerlo, y aún queriendo, no sabría. Lo que estoy intentando expresar con todo este embrollo es que al decir “libro” en vez de “novela” están ampliando muchísimo el margen de participación, y con ello, las posibilidades de que efectivamente “cualquiera” pueda conseguirlo. Pero estoy segura de que si reducimos el concepto al género de la novela, el porcentaje de cualquieras que lo consiguen se va a reducir mucho. Del mismo modo, se reduce si hacemos alusión a cualquier otro género; insisto en que la clave no está en la novela en sí, sino en concretar más allá de “libro”.

También estoy segura de que si a todas esas personas que me han dicho “Cualquiera puede publicar un libro” en algún momento de mi vida, yo les hubiese respondido “¿Pero una novela?”, el resultado habría sido distinto. Puede que no todos hubiesen cambiado su afirmación, pero estoy convencida de que un gran número de ellos, como mínimo, se lo habrían pensado más detenidamente.

La verdad es que esta ida de olla general en torno a una simple frase se puede aplicar a cualquier comentario que la gente haga para generalizar. Si no te sientes identificado con “Cualquiera puede publicar un libro”, quizá lo hagas si te digo que cualquiera puede correr una maratón. O cualquiera puede sacarse un doctorado. O cualquiera puede estudiar una ingeniería superior. O cualquiera puede sacarse una oposición. O cualquiera puede hacerse famoso.

Pues no, nada de eso es cierto. Puede que nos los digan para animarnos o para quitarle hierro al asunto, y sea cual sea el motivo, las buenas intenciones siempre se agradecen. Pero es que nada de eso es cierto. Para publicar un libro o para conseguir alguna de las cosas que he mencionado antes, hace falta mucho. Mucho de lo que sea. Mucho esfuerzo, mucho talento, mucha constancia, mucho trabajo, mucha entereza, mucho ingenio o incluso mucha suerte. Y no cualquiera tiene eso.

Para ser sincera, he empezado a escribir este post sin saber muy bien a dónde quería llegar. Estaba reflexionando sobre esa frase y he sentido la necesidad de escribir sin más, sin darle muchas vueltas. Pero me ha pasado lo que me suele pasar siempre que escribo; que he aprendido algo mientras aporreaba las teclas con mis pensamientos. Me he dado cuenta de que a veces menospreciamos nuestras metas solo porque muchas personas ya han pasado por ellas, o porque otras personas nos dicen que no es difícil. Lo cierto es que todas las personas que me han dicho que cualquiera puede publicar un libro, me lo decían para darme ánimos, para que no lo viera imposible ni inaccesible. Y en ese momento, lo agradecí. Pero en realidad, me gusta pensar que no cualquiera puede publicar un libro. Sé que no es imposible, y con eso me basta para darme fuerzas cuando me desmotivo, pero que no sea imposible no significa que sea alcanzable para todos. Eso implicaría quitarle mérito a todas aquellas personas que han estado años trabajando duro para conseguir una publicación, o a todas las que, aunque no lo hayan logrado, están en ello.

Cada meta vale en sí misma lo que cuesta recorrer el camino, y cada camino es diferente para cada persona. Que no te digan que tu meta la puede alcanzar cualquiera, porque desde luego, no es así. Si la pudiese alcanzar cualquiera, no sería una meta, ni sería nada. Si está ahí, al final del camino, es porque no todos pueden llegar a ella.

Anuncios

6 comentarios sobre ““Cualquiera puede publicar un libro”

  1. Solo puedo decir gracias. Tu articulo, pensamientos y/o consejos me ayudaron mas de lo que cres.
    Mil gracias Atte. Cesar JCSS

  2. Entiendo a lo que te refieres, a mi me encantaría publicar un libro algún día. Realmente tengo tantas ideas que me llegan sin parar cuando estoy frente a mi computadora, y cuando no también…pero tengo problemas para darles vida con mis letras.

    Lo malo es que ni siquiera tengo buena ortografía lo cual me causa problemas, por lo que he estado trabajando en ello; comencé a leer más para incrementar mi vocabulario y poco a poco aprender a darle voz a mis personajes. Al final, tengo que poner todas esas ideas en algún lugar o terminarán por estallar dentro de mi cabeza y mezclarse con la realidad (jaja, parece que exageré un poco)

    Pero que se le va a hacer, soy un programador, ya iré haciendo tiempo después de trabajar para ir creando pequeñas historias; es una buena manera de relajarse.

    Por cierto, que buen articulo.

    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Jose! Entiendo esa sensación de necesitar darle forma a tus ideas para que no te estalle la cabeza, pero como bien has dicho, hay que ir poco a poco. Apunta todo lo que se te ocurra, y saca pequeños ratitos para empezar a escribir. Cada paso cuenta mucho 🙂 ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s