7 razones para entrar en una librería

book-809887_960_720

Vas caminando por la calle. Quizá estás dando un paseo, quizá tienes algo que hacer. Pero no tienes prisa, así que echas un vistazo a los escaparates, a la gente que camina a tu alrededor, a los coches y a los edificios. Y te encuentras una librería. No tienes nada que hacer allí. Ningún libro que comprar, ningún regalo que hacer, ninguna tarea pendiente. Además, desde que te has comprado ese ebook tan práctico, te resulta mucho más cómodo comprar desde casa. Así que, ¿por qué entrar?

1. Por el olor

Las librerías huelen a libro nuevo. Sí, acabo de decir una obviedad. Además, ¿qué es el olor a libro nuevo? Pues eso, olor a libro a nuevo. Es difícil de describir. Es un olor propio, con un significado en sí mismo. No es una mezcla de varias fragancias ni un sucedáneo de cualquier otro olor. Es olor a Libro-Nuevo. Y todo el mundo sabe que es un olor agradable, y que no dura mucho. Algunos desearíamos que nuestra casa entera oliese así, pero lo que tiene ese olor, es que cuando el libro deja de ser nuevo, desaparece (sí, otra obviedad). Así que tienes que aprovechar cuando te compras un libro para recrearte en esa sensación durante los primeros días. O también puedes entrar en esa librería y dejarte envolver.

2. Por el sonido

O por la ausencia de él. En realidad, en las librerías no suele haber mucho ruido, pero tampoco hay silencio absoluto. Es ambiente de librería (que no de biblioteca). Según entras, ya no te atreves a hablar en voz muy alta, pero no hay nada que te impida hablar de por sí. Las personas murmuran y comentan las nuevas novelas, preguntan al encargado por el título que están buscando o incluso hablan por teléfono tranquilamente. No pasa nada. Nadie te va a mandar callar. Pero algo tienen las librerías, que todo el mundo controla el volumen de su voz. Hay como un contrato implícito en el gesto de entrar a la librería, algo que todos damos por hecho. Así que cuando entras, solo escuchas charlas a media voz, paseos tranquilos y hojas que alguien pasa con calma.

3. Por curiosidad

Vale, no tienes en mente comprar ningún libro ni hacer ningún regalo. Aun así, ¿no hay una parte de ti que se pregunta lo que te estará esperando ahí dentro? A lo mejor, ese autor que te encanta ha publicado un libro nuevo y tú estabas tan absorto en tus cosas que no te has enterado. O quizás, esa novela que fichaste la última vez, ha bajado de precio. O puede que hoy no haya nada nuevo, pero como no entres a comprobarlo, te vas a quedar con la duda.

4. Por la gente

Hay una frase que me encanta: “Ver a alguien leyendo un libro que te gusta es ver a un libro recomendándote una persona”. Es bonito que lo primero que sepas de una persona sea que disfrutáis leyendo lo mismo. ¿Te imaginas conocer a alguien en una librería? En esa estantería de la que nunca te quieres mover o en ese género con el que te pasarías horas. Una colección entera de libros recomendándote a una persona. A lo mejor te acabas enamorando, a lo mejor haces un buen amigo o a lo mejor no le vuelves a ver. O quién sabe, quizá no conozcas a nadie. Pero estamos en las mismas: hasta que no entres, no lo vas a saber.

5. Por el escaparate

¿Has visto esa novela colocada en pirámide detrás del cristal? ¿De qué irá? Parece que está siendo todo un éxito de ventas, será por algo. Además, tiene un enorme cartel con una cita en la que puedes leer a uno de tus escritores favoritos recomendándolo. Tiene que estar bien. Admite que todas esas portadas observándote desde el escaparate parecen querer decirte algo. ¿No tienes ganas de saber más?

6. Por la inspiración

Las librerías inspiran. Es así. Son como las galerías de arte o los conciertos: algo tienen de inspirador. Si entras, lo comprobarás. Puede que cierto título te haga pensar en algo nuevo para escribir, o que ese ensayo sobre psicología clínica te dé una idea para tu Trabajo de Fin de Grado. O quizá descubras, en la sección de guías de viaje, que te mueres por pasar una semana en Tokio. Piensa que una librería es un lugar lleno de ideas impresas en papel. La cantidad de creatividad por metro cuadrado, allí, es incalculable. Si necesitas inspiración, deberías echar un vistazo.

7. Por los libros

Seamos sinceros, ¿de verdad necesitabas una lista de motivos para entrar en una librería? ¡Es un local entero lleno de libros por todas partes, por favor! ¿Qué mas quieres? Déjate de excusas, entra ahí y disfruta.


Durante los últimos años, la cifra de librerías que han tenido que cerrar en España es considerablemente alta. Esto se debe, a grandes rasgos, a la crisis, a la piratería, y a la desigual adaptación en las nuevas tecnologías: los usuarios se modernizan rápido, los establecimientos, no tanto.

Si bien soy consciente de las ventajas de un ebook y yo misma las aprovecho, también sé que no hay nada como la experiencia de entrar en una librería y sumergirte en su ambiente. Es algo a lo que no quiero renunciar.

Esta entrada es mi forma de reivindicar el encanto de las librerías de siempre, de animaros a que las sigáis visitando con la excusa que sea, y de mantener, una vez más, mi opinión de que la comodidad de la tecnología no tiene por qué acabar con el encanto de las librerías tradicionales.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “7 razones para entrar en una librería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s