Lo de los Dos Besos

horses-998300_960_720

Hoy vengo a confesar una de esas verdades absurdas e incómodas que en realidad no le importan a nadie pero que se sueltan por puro experimento. Admito que últimamente no estoy muy inspirada (ni tengo mucho tiempo) para mantener el blog al día y en condiciones, así que cada vez que me pongo a las teclas es para hacer este tipo de reflexiones, totalmente intrascendentales y simplonas, que te vienen a la cabeza sin más.

Así que allá va mi confesión polémica de hoy: no me gusta saludar con dos besos. Ni despedirme con dos besos, tampoco. Ni que me presenten a la gente con dos besos. En resumidas cuentas, lo de los Dos Besos, no va conmigo.

Lo hago igual, no os vayáis a pensar. Es una cuestión de educación y de amabilidad que nunca esquivaré por mero capricho, pero para qué engañarnos: disfrutarlo, lo que se dice disfrutarlo, no lo disfruto. Tampoco es que sea un trauma pasar por ello. No sufro con los dos besos ni vivo con miedo a darlos. Simplemente, no me gustan.

¿Que por qué? Vale, vayamos por partes.

No me considero una persona muy cariñosa. No es que no sea nada cariñosa, porque me encanta colmar de mimos a las personas a las que quiero y con las que tengo mucha confianza. Pero de eso se trata: de querer y de tener confianza. No de saludar o despedirse. Reservo el cariño físico al ámbito del amor y del auténtico cariño emocional, así que todo lo que se salga de ese eje, para mí es una invasión innecesaria del espacio vital. Soy, de hecho, una de esas tías siniestras que evitan el contacto físico humano y luego achuchan a sus mascotas hasta rebasar el límite de la higiene doméstica, quedándose toda llena de pelos de gato y con una sonrisa de auténtico colocón animalista.

sarah
Esta imagen me representa

Por otra parte, daría igual que fuera la persona más cariñosa del mundo con todo ser humano viviente, porque nunca he asociado los Dos Besos al cariño. De hecho, las personas con las que tengo auténtica confianza (pero mucha), y las que me quieren y a las que quiero de verdad, no me suelen saludar con dos besos. Me saludan con un abrazo, o con un solo beso sonoro y épico en la mejilla -o en los labios-, o con algún insulto o gesto personal de los que solo te lanza alguien que te conoce mucho. Y lo de los Dos Besos se queda para los saludos cordiales o las presentaciones.

Ah, las presentaciones.

Qué decir de las presentaciones. Porque lo de saludar y despedirte con un beso en cada mejilla tiene un pase y cierto encanto por poco que a mí me guste. Pero, ¿lo de presentarte a alguien así? Tengo que reconocer que me cuesta muchísimo entenderlo. Estás, literalmente, besando a una persona a la que no conoces de nada. Dos veces. Cualquier reserva que pudieras tener con respecto a tu espacio vital, tienes que olvidarla durante el tiempo que duren las presentaciones. No te lo pienses mucho. Ni te plantees el hecho de que hoy te has llevado más besos de desconocidos que de tu madre. Nada. Es lo normal. A besar.

035b0f81c3bea6d828a17ee3d2e7f7dcfe82a8ca9dae68bc2413fafdba7f1b32
Primero, el beso, y luego, el número

También es verdad que los españoles hemos creado nuestra propia versión de los Dos Besos, supongo que en pos de la salud y la higiene básica. De hecho, probablemente fue idea de alguien en época de gripe. Y es que en realidad, no damos dos besos como tal. Es decir, no posamos nuestros labios literalmente sobre las mejillas de nuestro interlocutor. En su lugar, hacemos un choque de mejillas (sí sí, mejilla contra mejilla) mientras ponemos morritos y hacemos ruido de beso. Son dos besos fingidos. Ya sé que puesto por escrito suena bastante absurdo, pero es lo que es. Así que si antes me parecía impersonal el concepto de los Dos Besos, con esta descripción creo que lo he rematado.

uoyLw
Escrito suena mal, pero en foto queda incluso peor

A ver, explico lo de “impersonal” por si los malentendidos. No es que el gesto sea impersonal siempre. Hay muchas personas -personas con las que casualmente, también tengo confianza-, que aunque me saluden con dos besos, lo hacen con una gracia y una cercanía que no se parece en nada al modus operandi tradicional de los Dos Besos. Son esas personas que parece que te los dan porque quieren (no porque sea lo protocolario) y que encima te los dan bien, te los dan de verdad, dándotelos, no haciendo un mejilla-contra-mejilla. Pero si se siente así, no es por los Dos Besos, es por la persona que te los da. Los Dos Besos, en sí, no tienen nada de cariñoso o de personal, y la prueba está en que se los damos a todo el mundo, indiscriminadamente.

Por eso me gusta mucho más que la gente me salude (y se despida) de otras formas. Con un abrazo apretujado -he aquí la prueba de que algo cariñosa sí soy-, con un gesto diferente, con un “choca esos cinco” o cualquier chorrada similar. Así se marca la diferencia y sientes que no es solo protocolo. Que se alegran de verte de verdad, que te conocen bien, que se despiden con cariño.

Y sí, lo sé, estoy diciendo “que me saluden”, “que se despidan”, como si eso fuera siempre cosa de los demás, como si no pudiera ser yo la que salude o se despida de forma diferente. Admito que eso también me cuesta. A la hora de la verdad, solo abrazo a los que sé que siempre me abrazan. Con los demás, ante, la duda, Dos Besos. Es por prudencia, sin más. Si yo soy tan reservada con mi espacio vital, no puedo dar por hecho que otras personas no serán reacias a los abrazos o los besos únicos y sonoros. Los Dos Besos son algo seguro, es lo protocolario. Nadie se quita con Dos Besos –al menos en España–. Por todo ello, entiendo que los demás lo hagan: ya está intrínseco. Ante la duda, todos besamos, y probablemente no sea la única que lo hace aunque no le encante.

Entonces, ¿cuál es el problema con los Dos Besos? ¿Por qué no mantenerlos como saludo protocolario, y los que tengan confianza que se hagan lo que quieran?

A ver, problema, problema, ninguno. Yo sé que algún saludo protocolario tiene que haber. Y no es que los Dos Besos tengan nada de malo. No voy a venir yo aquí a cambiar las tradiciones españolas gratuitamente. Pero tengo que confesar que, a veces, me dan un poco de envidia los americanos en las películas americanas con sus apretones de manos seguros y sencillos. Nada de acercamientos invasivos con desconocidos, nada de desconcertantes choques de mejilla. Un gesto seguro, simple y directo. Y lo de besar, se lo reservan para las personas a las que quieran besar. A mí eso me suena a gloria.

descarga
Los momentos incómodos como este serían anécdotas puntuales

Porque al final, no puedo evitarlo, siento que el beso como gesto de cariño o de amor pierde todo su significado a base de incluirlo constantemente en el protocolo de saludos, despedidas y presentaciones. Siento que un beso (o dos, o siete, o catorce) debería ser algo especial, algo íntimo, lo des donde lo des, algo que sirve para expresar que quieres a esa persona, o que confías en ella, o que significa algo para ti, sea lo que sea. Pero la realidad es que el beso, al menos en España, es un gesto polisémico, que en este contexto puede significar amor pero en aquel contexto es puro protocolo, y aquí es confianza y allí es despedida. E insisto, no es que esa polisemia tenga nada de malo. Es simplemente que no va conmigo.

He obviado hasta ahora todo el tema de la distinción por sexos. Por algún motivo que nunca he entendido del todo, lo de los Dos Besos no es un saludo único y global: no todo el mundo se saluda con dos besos. Solo saludas con dos besos si eres chica o si vas a saludar a una chica. Es decir, que chico con chico, nada de besos. No sé muy bien cuál es la razón de esto. Hay quien dice que es por la barba, aunque eso no explica que un chico sí pueda besar a una chica, dado que también la pincharía. Hay quien piensa que tiene algo que ver con los roles de género, porque damos por hecho que las chicas son más “cariñosas” y los chicos son más “distantes” –ya sabéis, los roles de género siempre aportando maravillas a nuestra existencia–.

Por razones ancestrales y misteriosas, que dos chicos se den dos besos es en cierto modo incómodo, pero que lo hagan dos chicas, o una chica con un chico, no tiene nada de malo. Yo, personalmente (por si no ha quedado claro después de mi ingente parrafada) sí me siento incómoda. Pero el mundo da por hecho que esa incomodidad no existe en el cuerpo femenino o vete tú a saber qué. También sé de buena mano que muchos chicos no se sienten incómodos por dar dos besos a otro chico, pero ya veis: protocolo realista. No voy a entrar a profundizar mucho en eso porque, sinceramente, no lo entiendo. No le encuentro la lógica más allá de los estereotipos (que tampoco los entiendo ni me gustan como tal) y no merece la pena que intente empezar a entenderlo ahora. Es solo uno más de los muchos sinsentidos que le veo a eso de los Dos Besos protocolarios.

Como veis, mis reflexiones absurdas y simplonas dan para mucho. La utilidad de este texto es prácticamente nula: no es que quiera cambiar nada, sería inútil. Es que estaba pensando en ello, y me ha dado por escribirlo.

Si eres de los que protegen su espacio como si su vida dependiera de ello y también te has sentido incómodo o incómoda con los clásicos Dos Besos, puedes dejarlo en los comentarios y compartir tu rareza conmigo. Si de lo contrario, eres pro-beso y este texto ha hecho que te caiga mal, también puedes decirlo. En este blog no hay protocolo establecido 🙂 

Anuncios

6 comentarios sobre “Lo de los Dos Besos

  1. Me había venido la duda sobre que era una tontería el mejilla contra mejilla y he encontrado tu post, estoy bastante de acuerdo contigo, yo soy chico y solo beso a las mujeres, en cambio, a los hombres es un apretón de manos (si no hay mucha confianza), o abrazo (si hay mas confianza), con las mujeres igual, pero cambiando el apretón de manos por el choque de mejillas xD

    Lo que si que da pereza es cuando hay muchas chicas a las que besar📹, te cansas de chocar tantas mejillas, saludos!

    Muy buen post 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s