Mujeres que nos inspiran

56c26f7c1300002b0014144c - copia

Hoy es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora -que poco a poco se va convirtiendo en el Día de la Mujer, a secas-, y aunque no tenía pensado pasarme por el blog, he decidido aprovechar que es un día especial y que he aprendido grandes cosas estos días.

En los últimos años, he descubierto que el feminismo es una causa muy difícil y que en general, está muy mal visto. El principal motivo de esto es el desconocimiento: la gente piensa que el feminismo es lo que no es, o lo considera innecesario porque no se ha parado a analizar detenidamente las estructuras de nuestra sociedad. No he venido a definir el concepto de feminismo ni a demostrar la necesidad del mismo, pero es esa reflexión la que me ha llevado a elaborar esta entrada. Ante el rechazo que percibo frente al concepto en sí, he decidido intentar transmitir el feminismo a través de las personas. 

La historia está llena de mujeres que han hecho grandes cosas y de las que se sabe muy poco. Hay algunas que os sonarán, como Malala Yousafzai o Simone de Beauvoir. Pero hay muchas otras que, para la mayoría, siguen siendo desconocidas.

Hoy vengo a compartir las historias de mujeres enormes que nos inspiran al defender esta causa.

VALENTINA TERESHKOVA

RIA-Novosti-Tereshkova-468

La primera mujer en viajar al espacio.

Desde niña, tenía claro que su sueño era viajar a las estrellas y luchó cada año de su vida para conseguirlo, compaginando su trabajo con estudios de ingeniería y esforzándose para destacar como paracaidista. En 1962 fue elegida para ingresar en el cuerpo femenino de cosmonautas, formado por cinco mujeres, de las cuales solo una fue elegida para la misión en el espacio: Valentina. El 16 de junio de 1963, cumplió su sueño a bordo del Vostok 6.

Tereshkova tuvo la suerte de que Rusia estaba creando un cuerpo femenino de cosmonautas para ganarle la carrera a EEUU en lo que se refiere a “mujeres en el espacio”. De no ser por eso, es muy improbable que en los años 60 hubiesen contado con ella para esa misión al mismo nivel que los hombres.

A pesar de ello, tuvo que lidiar con el recelo de los hombres de la misión –¡Una mujer en el espacio! ¡Se nos va la pinza!–. Pero, por supuesto, estuvo a la altura de las circunstancias y se ganó el respeto de sus compañeros y un merecido puesto en el Vostok 6.

Y acabó haciendo historia.

Valentina Tereshkova nos inspira.

SAMSHIA HASSANI

Shamsia-Hassani-Secret-670x445

Ser mujer en Afganistán no es fácil, pero Samshia Hassani es capaz de embellecer cualquier muro con su arte. Esta mujer inspiradora estudió Bellas Artes en Kabul, y comprobó en innumerables ocasiones que la ley no le permite aprender ni trabajar al mismo nivel que sus compañeros varones –por no hablar de la cantidad de cosas que la ley no le permite en otros ámbitos solo por ser mujer–.

Samshia no solo no renunció a su sueño de ser artista, sino que utilizó su talento y su experiencia para transformar el mundo. Hoy, los edificios más destruidos de Kabul están adornados con sus grafitis, que reivindican el arte, la fuerza de la mujer y la paz en el mundo.

Samshia Hassani viene de una cultura en la que las mujeres deben ocultar su cabello, pero ella no permite que eso la frene. Para Samshia, el pañuelo puede expresar tanto como el arte, puede ondear al viento, puede decir muchas cosas. Así lo refleja en sus obras y en su mensaje, con el que insiste en que su lucha por la libertad no va de quitarse el burka: va más allá.

Y así está haciendo historia:

Samshia Hassani nos inspira.

ROSA PARKS Y CLAUDETTE COLVIN

Rosaparks           claudette-colvin

En plena época de segregación racial en Estados Unidos, Rosa Parks, una mujer afroamericana de Montgomery, se niega a ceder su asiento en el autobús a un hombre blanco. Fue encarcelada por ello, pero ese suceso se convirtió en la chispa del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos.

Y no es que fuera la primera mujer que se negaba a ceder su asiento a un blanco. Nueve meses antes, Claudette Colvin, con solo 15 años, había hecho lo mismo. Pero poco después se quedó embarazada, y esa reputación (demasiado joven, demasiado preñada, demasiado mujer) le impidió salir adelante como figura para el movimiento de los derechos civiles. Pero, les guste o no, Claudette Colvin hizo historia.

Rosa Parks, si bien no fue la primera, sí fue la única hasta el momento de la que nadie –por más que lo intentaron– encontró ningún motivo para mermar su reputación. Su ejemplo fascinó al mundo entero, y a solo unas manzanas del lugar donde vivía Rosa, un pastor bautista respondió al encarcelamiento de la mujer encabezando una protesta hacia los autobuses públicos de Montgomery. A día de hoy, el nombre de ese pastor se conoce en todo el planeta: Martin Luther King.

Martin Luther King es conocido por ser una de esas figuras que han cambiado el mundo. Sin embargo, fueron mujeres como Rosa Parks y Claudette Colvin las que inspiraron el movimiento en sus inicios, aunque no se las conozca tanto por ello.

Ellas también hicieron historia.

Rosa Parks y Claudette Colvin nos inspiran.

MARIE-MADELEINE FOURCADE

yId7TW9o0Z9b4ZUHAtQZAouEdGY

Francia. Segunda Guerra Mundial.

A ojos de los demás, Marie-Madeleine era una culta aristócrata y delicada pianista. Lo que muy pocos sabían es que colaboraba, en secreto, con la red de resistencia Alliance, destinada a proteger de forma clandestina a los judíos perseguidos. Fourcade no solo destacó por su trabajo como espía para Alliance, sino que acabó convirtiéndose en presidenta de la misma.

En 1942 es detenida, pero consigue huir para seguir dirigiendo la red desde Londres, hasta que el régimen nazi llega a su fin y los logros de Fourcade son por fin reconocidos.

A pesar de ello, no es fácil encontrar información detallada sobre su trabajo como espía, si bien se sabe que llegó a salvar a miles de judíos con su labor.

Ella salvó vidas e hizo historia.

Marie-Madeleine Fourcade nos inspira.

GERDA TARO

taro_gerda

Cuando expuse mi trabajo final para la asignatura de Comunicación y Género, hice un pequeño experimento. Pedí a mis compañeros y compañeras que levantasen la mano si conocían a Robert Capa. Todos lo hicieron. A continuación, hice lo mismo con Gerda Taro. Nadie la conocía. Cosa que no me sorprendió, porque hasta unas semanas antes –al hacer el trabajo–, yo tampoco tenía ni idea de quién era ella.

Gerda Taro fue la primera mujer fotoperiodista de guerra.

Y la primera mujer fotoperiodista que murió en el frente.

Y también fue la pareja de Robert Capa, dicho sea de paso. Trabajaron juntos. Ello ha implicado que, todavía a día de hoy, algunos trabajos de fotografía que pertenecieron a Gerda Taro se atribuyan a Robert Capa. Robert Capa es la leyenda del fotoperiodismo, Robert Capa es un clásico, sí. Pero hablemos de Gerda Taro:

Ella cubrió la Guerra Civil española, en la que destaca su trabajo sobre la batalla de Brunete.

Ella se jugó la vida en incontables ocasiones para poder mostrar la realidad de la guerra al mundo.

Ella inmortalizó el entrenamiento de una miliciana republicana, fotografía que pasó a la historia. Entre muchas otras.

Ella estaba subida a un coche de las Brigadas Internacionales cuando un accidente le quitó la vida.

Ella hizo historia.

Gerda Taro nos inspira.


Y no puedo hablar de mujeres que inspiran sin mencionar a las mujeres que me han enseñado esto, y que me siguen enseñando cada mes a luchar por mejorar el mundo poco a poco. Son las mujeres del voluntariado, que entre otras cosas, me han proporcionado la información con la que he elaborado esta entrada. Desde aquí, una vez más, les doy las gracias 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s