Por qué deberías sumergirte en una saga

camino-de-libros

Hace algunas semanas, en el comentario de La Ciudad de los Hombres Santos, hablaba de lo mal que lo paso cuando tengo que terminar una saga después de haber pasado mucho tiempo leyendo sus partes. Creo que ese es el principal motivo por el que llevaba varios años sin tocar ninguna saga -hasta que me topé con la trilogía de Los Buscadores-. Me cuesta tanto decir adiós a las sagas, que directamente ni las empiezo.

Pero pasar por Los Buscadores me ha hecho recordar todo lo bueno que tienen las grandes historias compuestas de varios volúmenes, y me ha ayudado a darme cuenta de que la experiencia completa bien merece un rato de tristeza en la despedida.

Por eso, en esta entrada quiero hablarte de todo ese encanto que tienen las sagas y que las hace destacar sobre las novelas individuales. Y si resulta que, como yo, llevas mucho tiempo sin tocar una colección, a lo mejor te convenzo de que vuelvas a sumergirte en una.

Porque siempre hay más

Bueno, en realidad, siempre, siempre, no. Tarde o temprano, termina. Pero, al menos durante los primeros volúmenes, siempre sientes que te queda mucho camino por recorrer. No cambiaría por nada la sensación de acabar un libro que te ha gustado y ser consciente de que la historia continuará. Es una mezcla de excitación y tranquilidad, de paz y de euforia.

Porque formas parte de la historia

No es que con una novela individual no formes parte de la historia. Toda buena trama, por muy breve que sea, es capaz de hacerte sentir parte de la misma. Pero con las sagas, esa sensación se multiplica. Por eso siempre utilizo la expresión “sumergirse” cuando hablo de sagas. Porque siento que literalmente, te sumerges. Llegas hasta el fondo del argumento, permaneces enganchado desde el principio hasta el final, presenciando todos los cambios, con sus preguntas y sus respuestas, sorprendiéndote y sintiendo. Si la saga es larga y ves pasar los años en el argumento, al final parece que has estado todo el tiempo dentro de los libros, que has crecido con los personajes y los años han pasado también por ti. De hecho, en algunas sagas, los años pasan literalmente también por ti. Y eso me lleva al siguiente punto.

Porque creces con ellas

Yo empecé a leer Harry Potter con 8 años y lo acabé con 15, por no hablar de las películas, que en su desenlace me pillaron ya con la mayoría de edad. Esas sagas, las que duran mucho tiempo, te acaban marcando de alguna manera. Es imposible que sigas el mismo argumento durante años -más aún si esos años componen gran parte de tu infancia y de tu juventud- y no influya de alguna manera en tu modo de ver el mundo. Las sagas que me han acompañado durante años, tanto en los libros como en el cine, acaban formando parte de mi identidad. Por supuesto, no todas las sagas duran tanto ni se siguen con tanta calma (si pillas todos los libros a la venta, te los puedes ventilar en poco tiempo por muy larga que sea la colección), pero creo que en cualquier caso creces un poquito con la historia.

Porque no se olvidan

Tengo que reconocer que hay argumentos de libros que he leído que ya no recuerdo. Me da muchísima rabia, porque me encantaría contener en mi mente todas mis experiencias de lectura, pero con los años se acaban borrando de mi memoria. Sin embargo, con las sagas no me pasa. O al menos, no me pasa tanto. A ver, sí olvido muchos detalles de cada libro con los años, pero el argumento general de la colección, como se ha prolongado más en el tiempo, siempre lo recuerdo. Es una de las ventajas de dedicarle más tiempo que a las novelas individuales.

Porque son muchas historias en una

Parece que al empezar una saga, te estás comprometiendo a largo plazo con un mismo argumento que se prolongará en el tiempo y te privará de leer otras cosas. ¡Pero no es así! Aunque los personajes sean los mismos y aunque el hilo central sea común, cada libro es siempre una historia diferente. La prueba está en que casi nadie elige una saga completa como novela favorita, sino que se queda con un libro en concreto. Algunos adoran los comienzos, otros tienden a quedarse con el desenlace, y otros eligen su trama favorita dentro de las muchas que conforman la saga. Pero está claro que tienes muchas historias y muy distintas.

Por los personajes

Tengo cierta debilidad por los personajes. En los libros, en las películas, en las series, en los videojuegos, si los personajes no están muy bien construidos, la trama no me gana, por muy buena que sea. En las sagas que he leído, ya sea por casualidad o porque los autores se vieron obligados a currarse el tema por la duración de la historia, los personajes siempre han estado muy bien hechos. Lo cierto es que tener tantos capítulos por delante para profundizar en sus historias y desarrollar sus personalidades, es toda una ayuda a la hora de construirlos. De una forma u otra, siempre me enamoro de los personajes de las sagas. Pienso que sean como sean, lo difícil en una saga es no enamorarse de alguno de ellos. Los ves crecer, contemplas su evolución, sientes lo que ellos sienten durante mucho tiempo. Tiene que acabar pasando.

Al final, lo que peor llevo a la hora de terminar una saga es precisamente eso: despedirme de los personajes. Aunque, por supuesto, sé que el mal rato merece la pena por todo lo vivido.

Por el comienzo

Siempre siento que tengo que estar muy atenta a lo que leo cuando empiezo una saga. Y no es que el argumento vaya a ser más complicado que en una novela ni mucho menos, pero la atención extra es una inversión a largo plazo. Porque en las buenas sagas, el desarrollo y el final estarán cargados de detalles del principio. Detalles que quizá pasaste por alto, que te parecieron secundarios o meramente anecdóticos, y que se acaban convirtiendo en el eje central de la historia en algún momento. Por eso, muchas veces también merece la pena releer una saga, e identificar al principio las coincidencias que en su momento no notaste.

Por el final

Seamos sinceros, las expectativas por un final siempre son mayores en las sagas que en las novelas individuales, al igual que son mayores en las series que en las películas. Si le has dedicado mucho tiempo a un argumento, sea literario o audiovisual, quieres un gran final. Es más, te tiras pensando en cómo será el final casi desde que empiezas a seguir la historia, y tus expectativas van creciendo, creciendo y creciendo, temporada tras temporada o libro tras libro.

Me pongo en el lugar de los escritores y me doy cuenta de que esto es un mal trago. ¿Cómo están seguros de que están eligiendo el final acertado? Si la presión por cerrar bien una historia ya es grande cuando escribes un relato o una novela, ¿cómo será eso de finalizar una saga? Siempre me imagino a escritores de sagas o guionistas de series inflándose a pastillas para dormir la noche antes del estreno, angustiados por la reacción del público.

Por eso, cuando el escritor hace bien su trabajo -a pesar de la dificultad y la presión- y mantiene un final a la altura de las expectativas, presenciar el desenlace es toda una experiencia. Leer un buen final de saga y recrearte en el mismo es prácticamente un orgasmo literario.

Por todo esto y por muchas más razones, me he decidido a superar mis reticencias a las sagas y volver a disfrutarlas como antes. Y en un ataque irrefrenable de nostalgia, he ido a empezar por releer esa que siempre me marcó tanto, y que además he mencionado más arriba: Harry Potter. Creo que me servirá de terapia para dejar atrás mi miedo a decir adiós a las sagas, porque al releer esta, seré un poco más consciente de que no tienes por qué despedirte de una historia para siempre: puedes volver a empezarla cuando quieras.

Voy por la tercera parte, pero como es una saga bastante larga, es probable que empiece a compaginarla con lectura de novelas que tengo pendientes, y así no dejo en desuso la sección De Tomo y Lomo. Sea como sea, seguiré dejando constancia por aquí de todas mis experiencias de lectura.

¿Y bien?
¿Te he convencido para que te sumerjas en una saga?

Anuncios

3 comentarios sobre “Por qué deberías sumergirte en una saga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s