De tomo y lomo: UN MONSTRUO VIENE A VERME

monsterComo diría un monstruo que yo me sé, las historias son lo más salvaje de todo. Y las historias como la de Un Monstruo Viene a Verme, lo son todavía más. Quien te diga que eres demasiado mayor para disfrutar de este libro, es que no lo ha leído -o lo ha leído pero no lo ha leído bien, leyéndolo de verdad-. Porque aunque Un Monstruo Viene a Verme pueda parecer una novela juvenil, casi infantil, con esos capítulos tan cortos y esa historia tan fantástica, protagonizada por un niño y coprotagonizada por un monstruo, lo cierto es que tiene muchísimo que enseñar, tanto a jóvenes como a adultos. De hecho, casi me ha parecido una novela excesivamente cruda para pertenecer a ese género y a esa franja de edad. 

Conor es un niño de 13 años que se está enfrentando a algunas de las cosas más terribles de la vida. Para empezar, su madre está gravemente enferma de cáncer. Para seguir, en el colegio, tiene que soportar el acoso y el maltrato de algunos niños, mientras para el resto del mundo se siente invisible. Y por si fuera poco, Conor lleva un tiempo teniendo una pesadilla espantosa que hace que se despierte gritando aterrorizado en mitad de la noche. Es justo tras tener una de esas pesadillas cuando, una noche, poco después de las doce, un enorme e imponente monstruo se asoma por la ventana de su habitación, pero no viene a atacarlo ni a comérselo. Viene a contarle tres historias. A cambio, Conor tendrá que contarle una única historia al final: la verdad.

Conor no sabe qué pretende el monstruo con sus historias y tampoco tiene muy claro qué clase de verdad tendrá que contarle él -al menos al principio- y por lo tanto, el lector tampoco. Pero eso es probablemente lo más fascinante del libro: ir conociendo las historias del monstruo y, poco a poco, ir entresacando la verdad, esa verdad tan salvaje, tan terrible y tan hermosa como cualquier historia, esa verdad tan cruda, tan pura y tan humana que te remueve las entrañas cuando por fin das con ella.

Un Monstruo Viene a Verme es una de esas historias que te enseñan mucho cuando eres pequeño, pero que pueden enseñarte incluso más cuando eres adulto. Quizá sea porque percibes su mensaje con otros ojos, más experimentados o más magullados, o quizá sea porque ya no puedes revestir el relato con la inocencia de un niño, haciéndolo así un poco menos fuerte, un poco menos duro.

Lo que está claro es que esta novela -o este cuento, o como lo queramos llamar- es, de hecho, un relato muy real. Puede que haya un monstruo enorme y puede que haya historias de reinas, de caballeros y de hombres invisibles. Pero nada de eso define Un Monstruo Viene a Verme, porque Un Monstruo Viene a Verme es la pura verdad. Es tan pura y tan verdad, que se te olvida por completo que estás leyendo un relato de ficción; se te olvida que el monstruo es un recurso y que las historias son metáforas; se te olvida que Conor forma parte del papel. Cuando acabas la novela, lo único que te queda es esa verdad del final, esa verdad del ser humano que traspasa las páginas y se mueve por el mundo real, el mundo al que pertenece.

Qué buena cosa, eso de usar la verdad para que cualquier fantasía cobre vida.

No debemos olvidar que por muchos monstruos y héroes que contenga una historia como esta, estamos hablando de un argumento muy crudo que contiene dramas totalmente reales: el cáncer, el bullying, el abandono, el miedo, la culpa, el dolor. El lector sabe que está leyendo un relato de fantasía porque hay un monstruo y hay escenas muy espectaculares que nacen por entero de ese género, pero también sabe que está leyendo un relato muy realista por todo lo que lleva. Eso es otra cosa fascinante, lo de mezclar realismo y fantasía y que te salga una historia salvaje y enorme como es la de Un Monstruo Viene a Verme.

El monstruo, de hecho, es un personaje realmente especial. No hay mucha novedad en esto, porque hace muchos años que nos hemos acostumbrado a que los monstruos nos sorprendan, tanto en la literatura como en el cine. Pero este monstruo es además primitivo, es un monstruo con todas las letras: tan antiguo como el tiempo y tan grande como el mundo, pero con un carisma y una esencia que impresionan.

En cuanto al resto de los personajes, no hay mucho que decir sobre ellos. Nada especial. Y no lo digo porque les falte encanto o estén mal hechos, al contrario: es que son muy humanos. Son personas que podrías conocer mañana, o que quizá ya conozcas. Son personas que podrían ser tú. Es ahí donde reside, probablemente, gran parte de ese realismo que casa tan bien con la fantasía y que hace que se te olvide que estás leyendo un libro.

¿Qué he aprendido de este libro que me ayude a mejorar mi escritura?

Como decía más arriba, qué buena idea lo de usar la verdad para que cualquier historia viva. Cuando elegimos un género -o acabamos inevitablemente en él por las características de nuestro proyecto- tendemos a ceñirnos al mismo, dentro de unas pautas. A la hora de la verdad, no hay muros entre géneros. Nadie dice que no puedas meter monstruos en un relato realista, y nadie dice que no puedas convertir en fantasía una historia auténtica.

Si sabes abordar la verdad, ya tienes gran parte del trabajo hecho de cara a introducir esa verdad en cualquier tipo de historia.

Y si no sabes abordarla, lee este libro.

Seguro que el monstruo puede ayudarte.

“A veces la gente necesita mentirse a sí misma más que ninguna otra cosa.” 

Haz clic aquí para leer la sinopsis completa del libro.
Haz clic aquí para más información sobre el autor.
Próxima lectura: Harry Potter y el Legado Maldito.
¡Comenta para recomendarme algún libro, o para lo que te apetezca!


NOTA: ¡Por cierto, que de Un Monstruo Viene a Verme también hay película! Es de J.A. Bayona y tiene muy buena pinta. Pero si te animas a leer el libro antes, seguro que te da tiempo. Aquí te dejo el tráiler para que vayas abriendo apetito:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s