Por qué leer mucho te convertirá en mejor escritor

lectura

Cuando puse en marcha este blog -hace ya dos años-, una de las primeras entradas sobre escritura que subí fue Hábitos recomendables para el futuro escritor. En ella aconsejaba, entre otras cosas, tener un hábito de lectura sólido. Es un asunto con el que me repito mucho a la hora de hablar de escritura, y si bien para algunas personas puede parecer obvio, creo que nunca viene mal recordar todos los beneficios que puede reportar la lectura, para los lectores en general y para los escritores en particular.

No todos los autores son ávidos lectores. Debería ser un requisito indispensable, pero en un mundo en el que escribir bien no es sinónimo de vender más libros y en el que el renombre de muchos autores es anterior a cualquiera de sus publicaciones, tenemos que asumir que el proceso no siempre funciona como creemos que debería. Sin embargo, en este blog no hablamos de convertirse en un autor de éxito (que tampoco estaría mal) ni de conseguir renombre en el mundo de los libros: hablamos de escribir, sin más. Y si lo que estás buscando es escribir bien, escribir bien de verdad, al margen de las cifras de ventas y de la moda del momento, la cosa es así: debes leer.

Antes de nada, hay que decir que cualquier escritor que se precie no verá la lectura como un deber. Creo que para los amantes de las letras, leer es casi una necesidad. Es el comienzo de todo. Probablemente, muchos de los escritores profesionales que conocemos se plantearon su oficio por primera vez cuando estaban delante de un libro. La unión entre la lectura y la escritura es un ciclo indispensable: leer te lleva a escribir para que lo que escribas sea leído.

Por eso y por mucho más, quiero utilizar esta entrada para recordarte todo lo que puedes sacar, como escritor, de una buena lectura. Aparte de la buena lectura en sí misma, claro está.

¿Por qué leer mucho te convertirá en mejor escritor?

Por la ortografía

No recuerdo haber memorizado una norma de ortografía nunca. Probablemente lo hice, pero debieron ser muy pocas. Y no es porque fuera mala estudiante ni porque fuera de sobrada por la vida; es simplemente que cuando empecé a leer, no me pareció necesario.

Si lees mucho, escribes bien. Cuanto más lees, mejor escribes (a nivel ortográfico, quiero decir). Cuando te acostumbras a ver a menudo todas las palabras frecuentes de nuestro idioma -y algunas no tan frecuentes- su escritura se queda grabada en tu memoria sin más. Es el sistema de aprendizaje más cómodo y efectivo del mundo.

Por el estilo

Cuando estás empezando a escribir, definir tu estilo como escritor es muy difícil. Yo, personalmente, sigo sin tener nada claro cuál es el mío. Todos solemos escribir nuestros primeros textos de una forma totalmente visceral, tal y cómo sale, sin darle muchas vueltas. Pero con el tiempo, te das cuenta de que necesitas darle algo más de forma a tus textos, de que no quieres escribir igual que hablas, y sobre todo, de que deseas crecer como escritor.

Viajar por los numerosos estilos de escritura que ofrece la literatura es un gran paso para facilitar ese proceso de definición de nuestro estilo. No se trata de que vayas analizando la escritura de otros autores y decidas copiar deliberadamente a alguno de ellos: no funciona así la cosa. Se trata de que te impregnes de todo un poco y los estilos vayan calando en ti sin darte cuenta. Queriendo o sin querer, repetirás lectura de aquellos autores cuyo estilo te llega más, y todos ellos se irán clavando en tu subconsciente. De esa manera, tu estilo se construye solo. No es algo que vayas a elegir como quien escoge unos zapatos: es algo que se va formando. Y para que se vaya formando, tienes que leer mucho.

Por la motivación

Te encanta escribir, pero a veces simplemente no te apetece o te sientes bloqueado. No pasa nada: ponte a leer.

No es que sea un método infalible, pero igual que a veces escuchar música te da ganas de cantar o ver programas de cocina te da ganas de comer, la lectura puede darte ganas de escribir. Introducirte de lleno en alguna historia y recrearte en el efecto que tiene sobre ti puede ser el empujoncito que necesitas para darle a la escritura la prioridad que se merece.

Por la inspiración

Las buenas historias dan buenas ideas. Es frecuente que los lectores habituales de suspense acaben escribiendo suspense y que los lectores habituales de fantasía construyan relatos de fantasía. No es casualidad: es que se sienten inspirados por el género.

Es verdad que cuando se trata de mejorar como escritor, yo siempre he pensado que es mejor no limitarse a un solo género (por mucho que ese género te enganche y te alucine). Cuanta más variedad haya en tus lecturas, mejor. Pero eso lo veremos más adelante.

¡De momento, ocúpate de leer mucho y de dejarte inspirar!

Por el aprendizaje

Me costó mucho empezar a leer libros con cierta mirada crítica. Durante mis primeros años como lectora, todo que leía me parecía bueno. Y si algo no me gustaba, daba por hecho que no era porque no fuera bueno, sino porque simplemente no era mi estilo. No se me pasaba por la cabeza que una persona que había conseguido publicar un libro pudiese cometer algún error en el proceso. Pero sí se puede. Incluso en las mejores novelas puede haber algo mejorable. 

Cuando empecé a analizar lo que leía con otra perspectiva, descubrí que podía aprender mucho de los libros, y no solo de lo que estaba bien hecho, sino también de aquello que no me convencía. Me daba cuenta de que algunos argumentos tenían capítulos flojos, de que algunos finales dejaban bastante que desear y de que algunas historias estaban plagadas de tópicos. Y de eso también aprendía.

Todos los libros pueden enseñarte algo. Los que te encantan, por todo lo que hace que te encanten, los que te disgustan, por todo lo que hace que te disgusten. La mayoría tendrán cosas que te encantan y cosas que te disgustan, y podrás aprender en una sola historia tanto de los aciertos como de los errores.

Así que no dejes de leer, porque pase lo que pase, aprenderás. 

Muy pronto subiré otra entrada en la que te contaré cómo puedes pasar de leer como un lector a leer como un escritor. ¡Parece lo mismo, pero en realidad no lo es!

Anuncios

10 comentarios sobre “Por qué leer mucho te convertirá en mejor escritor

  1. En un libro que se llama: “Escribir un poema” de Eduardo García, dice que la clave es “<>” y tú artículo me parece una excelente anotación a esa frase. Saludos

  2. Me sumo a Poecraft en la felicitación y los adjetivos empleados para definir el post.
    Fuera de ello, decir que una de las partes que más comentable me resulta es la de que el estilo se pega, hecho muy común en quienes no tienen esa identidad de escritura que tarda muchos años en aparecer. Es de decir, pues, que si no la tenemos se torna muy importante el que, si durante la escritura de una obra leemos más de una otra, tengamos cuidado con que el cambio de estilo entrelos autores que estamos leyendo no le dé a nuestra obra una variedad de tonos no buscados. Se trata de un error muy típico, que puede derrumbar la consideración de un relato.

    1. ¡Muy buen apunte! Cuando estamos en esa fase “susceptible” en la que todo lo que leemos lo aplicamos casi sin querer, debemos tener mucho cuidado. Por suerte, creo que con el tiempo nos vamos definiendo y no somos tan sensibles al cambio. Simplemente, se va formando el estilo poco a poco. ¡Muchas gracias por el comentario, es un detalle importante a tener en cuenta! 🙂

  3. ¡Hola Lara!

    Magnífico post y gran blog (que lamentablemente acabo de descubrir ahora).

    La verdad es que hay veces que no nos damos cuenta de la ventaja que tenemos como escritores, al poder ver, disfrutar y aprender de las obras de los grandes genios, de los que lo serán en un futuro y de todo aquel que sea tan valiente como para publicar un libro. (¿cuánto daría un estudiante de bellas artes por ver a Miguel Ángel construir su David?)

    Como bien dices, la lectura es una fuente inagotable de recursos para el escritor y debería ser algo incrustado en nuestro día a día.

    Una de mis máximas es leer y de todo (aunque sea muy fan de la ciencia ficción), porque estoy convencido de que eso me hace mejorar enormemente.

    Gracias por tu post y enhorabuena por el blog.

    Un saludo

    1. ¡Tienes toda la razón! Tenemos mucha suerte y contamos con muchos recursos y referencias que debemos aprovechar. Haces muy bien en leer de todo, en ir más allá de tu género predilecto y en intentar aprender de todo lo que descubres. Es lo que debe hacer todo escritor 🙂
      Muchas gracias por pasarte por aquí y por tu comentario.
      ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s