Cómo elegir un narrador, parte III: Encuentra la voz para tu historia

elegir-narrador-voz-historia.jpg

Este post es la tercera parte de “Cómo elegir un narrador”. Si no has leído las dos partes anteriores, te recomiendo que lo hagas antes de seguir leyendo:

Ahora que conoces todas tus opciones a la hora de elegir narrador y todos los tiempos en que se produce la narración, ha llegado el momento de elegir qué combinación de narrador + tiempo es mejor para tu trama. Esa será la voz de tu historia. 

Cada voz juega un papel distinto en un texto. Hay narradores que pueden conseguir un efecto más envolvente, narradores más reflexivos y narradores que son perfectos para lograr tensión en la historia. El lenguaje y el tono que utilices influirá mucho en estos efectos, pero también será decisiva la forma en qué combines la perspectiva y el tiempo de narración.

Primera persona en pasado: voy a contarte mi historia

La primera persona es la voz más íntima y cercana de todas, y funciona muy bien si la combinas con la narración ulterior. La idea es que el narrador cuenta algo que ya le ha pasado. Es la voz perfecta para profundizar en la psicología del personaje, ya que se puede reflejar tanto lo que sentía en el pasado como lo que siente ahora, cuando lo cuenta. Sin embargo, si has creado una trama muy compleja, este narrador te pondrá límites, ya que no puede contar mucho más que lo que él ha vivido. Las referencias a otros escenarios y momentos -cosas que puede conocer ahora aunque no las viviera en su día- deben ser reducidas si quieres que la voz sea verosímil.

Primera persona en presente: te está pasando

Esta voz tiene muchísima fuerza. Para empezar, tiene todo el potencial de intimidad y cercanía de la primera persona, y para terminar, la narración en presente tiene un efecto muy envolvente en el lector. Parece que mientras lo estás leyendo, te está pasando a ti, aquí y ahora. Es bueno tanto para tratar la psicología del personaje como para transmitir tensión, porque el lector siente que todo es posible. Pero una vez más, al tratarse de primera persona, no es recomendable para tramas muy intrincadas, porque el punto de vista es limitado y subjetivo; más todavía que en la narración ulterior.

Primera o segunda persona en futuro: textos en abstracto

No recomendaría esta voz para un texto muy largo ni para un relato o una novela, porque me parece prácticamente imposible de aplicar. Un narrador que habla en primera o en segunda persona y predice lo que pasará solo podría ser utilizado en textos reflexivos o abstractos, y preferiblemente en el ámbito de la no ficción. Ahora bien, si te sientes con creatividad y coraje suficientes como para probarlo en un relato o una novela, no seré yo la que te corte las alas.

Segunda persona en pasado o en presente: el género epistolar

La segunda persona, tanto en presente como en pasado, se suele utilizar para el género epistolar. Hay muchos relatos e incluso novelas que están narrados a través de cartas -ya sea parcialmente o en su totalidad-, y en los que la relación entre el remitente y el destinatario se utiliza para darle fuerza a la historia. Tiene la desventaja de que en una carta no se puede narrar con tanto detalle como lo haría una voz más objetiva, pero según el argumento que hayas elaborado, eso también podría jugar en tu favor. Este tipo de voz, al margen de las cartas, también se puede usar en textos más abstractos, al igual que la voz anterior.

Tercera persona en pasado: el estilo clásico

El narrador omnisciente y equisciente son las voces más elegidas para relatos y novelas. Si eliges el narrador omnisciente en pasado, la voz de tu historia lo sabe todo: puedes alejarte del protagonista tanto como quieras, puedes contar lo que ha pasado en diferentes lugares y momentos y puedes dar información sobre todos los personajes; pero tiene la desventaja de no ser tan íntimo y cercano como otros tipos de voz. En cuanto al narrador equisciente en pasado, es un poco más personal, aunque no tienes tanta libertad de movimiento porque te limitas a un personaje. La combinación de tercera persona y narración ulterior es perfecta para argumentos elaborados o tramas complejas. 

Tercera persona en presente: presta atención

Esta voz tiene toda la carga de tensión de la primera persona en presente, pero al contar la historia desde fuera, no resulta tan personal ni tan empática. Esto puede ser una ventaja si lo que quieres es centrarte en trasmitir tensión y conseguir que el lector esté atento a los sucesos; si lo que te importa es lo que está pasando más que lo que siente el personaje. Conservas la sensación de que todo es posible sin que la presencia emocional sea tan fuerte.

Tercera persona en futuro: el narrador más dios que nunca

Si el narrador omnisciente es normalmente considerado un narrador dios, el narrador omnisciente en futuro es el dios de todos los dioses. No es que sepa todo lo que ha pasado, es que sabe todo lo que va a pasar. Al igual que otras voces en tiempo futuro, esta voz me parece muy difícil de utilizar para textos largos o novelas, pero sí creo que tiene un potencial interesante en cuentos y relatos. Puedes jugar constantemente con la angustia del lector y con su preocupación por los personajes: decirle lo que va a pasar cuando todavía no ha pasado y transmitir la sensación de que no puede hacer nada por evitarlo.

Bonus track: siempre puedes combinar voces

Nadie dijo que tuvieras que limitarte a una sola voz. Puedes meter distintos narradores y que cada uno tenga una voz distinta, o puedes escribir una novela en la que parte de la historia se cuente a través de cartas y lo demás se cuente a través de un narrador omnisciente. Eres libre de hacer lo que quieras. Mi único consejo es que si tomas esa decisión, no recargues demasiado el texto utilizando más voces de las necesarias o eligiendo opciones demasiado distintas, porque podrías volver loco al lector. No se trata de experimentar porque sí, sino de conseguir que la voz que elijas sea útil para tu historia. Ante todo, piensa bien en cuál es tu objetivo con el texto, y después elige aquel narrador o narradores que te acercan más a ese objetivo.

Anuncios

2 comentarios sobre “Cómo elegir un narrador, parte III: Encuentra la voz para tu historia

    1. ¡Gracias! Ha sido complicado condensarlo todo en solo tres partes, porque según iba trabajando en ello me daba cuenta que hay muchísimas cosas que tratar en este tema, pero espero haber transmitido al menos lo importante. ¡Gracias por leerlo y por comentar! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s