Cuando la luna de Ananta se apaga

           Mía está pisando el suelo de Ananta por primera vez. Cierra los ojos, tratando de captar los nuevos olores, de sentir el nuevo aire y de palpar la nueva tierra bajo sus pies. Y los abre enseguida, desconcertada. Nada de lo que huele, siente o palpa hace que se sienta lejos de la Tierra. Sobre su cabeza, en lo alto, un enorme cartel iluminado reza en letras blancas:

Bienvenidos a la Gran Feria de Ananta.
Llevamos diez años convirtiendo cualquier planeta en tu hogar.
Seguir leyendo “Cuando la luna de Ananta se apaga”

Anuncios

El chelo de Alicia (Relato)

cello

Alicia toca el chelo todas las mañanas. Lo sé porque ese es el sonido que me despierta cada día desde hace cuatro meses. Justo desde que me despidieron del trabajo.

La primera vez que lo oí estaba tumbada en mi cama, mirando al techo. Recuerdo que ese día, el día después de mi despido, amanecí haciéndome mil preguntas. Y recuerdo también que el sonido del chelo que llegaba desde el apartamento de Alicia parecía darme respuesta a todas ellas. Seguir leyendo “El chelo de Alicia (Relato)”

El primer viaje (Relato)

vagon.jpg

Marcos tiene 7 años y hoy viaja en tren por primera vez. Agarrando con fuerza una carpeta desgastada y un gran estuche, se sube al vagón acompañado por su madre. El muchacho tiene los hombros tensos y mira fijamente al suelo, con la cabeza agachada y los labios apretados. Cuando su madre localiza dos asientos libres, él se sienta en el que está más cerca del pasillo, sin decir una palabra. Al sentarse, deja su vieja carpeta y su estuche sobre la mesa con mucho cuidado, pero no los utiliza. Continúa mirando al suelo durante un largo rato, abstraído y muy quieto, sin más movimiento que el de sus dedos diminutos enredándose entre sí. Su madre le mira pero no dice nada.

Seguir leyendo “El primer viaje (Relato)”

Madre (Relato)

Creo que no estoy hecha para ser madre. El mundo entero me convenció de lo contrario, pero el mundo entero se equivocaba. No hubo ningún instinto que me ayudase a hacer las cosas bien, ningún impulso natural que me convirtiese en una super mujer para mi hija. Lo hice mal, muy mal, y ella se fue de casa con 18 años, una maleta hecha con prisa y un hombre que no la merecía. Llegué a pensar que no volvería a verla nunca, y odio admitir que una parte de mí habría preferido que fuera así. Quizá era lo mejor para las dos. Pero ahora está ahí, al otro lado de la puerta, tan solo dos años después. No sé por qué ha venido, pero ha venido. Seguir leyendo “Madre (Relato)”

Detrás de “Mi único día sola”

Resulta que me he dado cuenta de que cuando publiqué aquí el relato Mi único día sola, aseguré que hablaría en otra entrada de la experiencia del concurso y aún no lo he hecho. ¡Así que ya va siendo hora!

De paso, he decidido profundizar también en todo lo que quise reflejar cuando escribí Mi único día sola. Fue mi primer relato oficial, el primero que presenté al público, así que le di mucha importancia y quise concentrar todo el mensaje posible (otra cosa es que lo consiguiera). Pero primero, vamos a lo prioritario. Seguir leyendo “Detrás de “Mi único día sola””